Muchas personas son testigos de atrocidades y no pueden apartar la vista de ellas, pero eso no significa que sean buenas.