Es gracioso que los estadounidenses tengan que lidiar con 2000 canales y 60 fuentes de noticias específicas diferentes, y la confusión que crea y la basura que podemos ver es divertidísima.