Perdimos la cabeza en los años 80 y 90, realmente, como sociedad, sentimos que todos solo podían preocuparse por ellos mismos. No tenía la responsabilidad de discutir lo que estaba pasando en su ciudad, su estado, su nación. Y fue una maravilla, fue muy divertido, pero no funciona.