Tener a un chico en un micrófono gritándote es contrario a muchas técnicas de actuación.