La oración no funciona porque alguien está escuchando, funciona porque alguien aquí está escuchando. Le he prestado atención. Me he imaginado lo que quiero que suceda en mi vida. He meditado mucho sobre mi familia, mi futuro, mis acciones pasadas y lo que funcionó y no funcionó para mí al respecto.