La precisión para un periódico es lo que la virtud es para una dama, pero un periódico siempre puede imprimir una retractación.