Al crecer en Nueva York, me encantaba ver a mi abuela Estee maquillarse; siempre admiré su sentido del estilo.