Debemos declarar afortunado al que ha terminado con su vida en justa prosperidad.