El ejemplo es el mejor precepto.