Los perros son sabios. Se arrastran hasta un rincón tranquilo y se lamen las heridas y no se reincorporan al mundo hasta que estén completos una vez más.