Es cierto que el intento democrático de Egipto después de la revolución de 2011 encontró muchos obstáculos en la gobernanza y la infraestructura.