La Hermandad Musulmana y los partidos salifistas son una fuerza real en la sociedad egipcia.