Niégate a ser mediocre. Deja que tu corazón se eleve tan alto como quiera.