El único concepto, experiencia o creencia central al que puedo atribuir mi alteridad es que comencé como un bicho raro y seguí siendo un bicho raro. Y me tomó mucho tiempo abrazar mi condición de forastero y verla como una fortaleza en lugar de una debilidad.