Estudiar actuación ha sido personalmente enriquecedor porque me ha enseñado a tomarme el tiempo para imaginar cómo podría ser la experiencia de vida de otra persona. Mirar profundamente cómo nuestro pasado y las circunstancias de nuestra primera infancia nos moldean como personas.