Me estaba interponiendo en mi propio camino. Dejaría los trabajos y me alejaría de la esperanza y la fe, y oraría a Dios para que reservara algo que me permitiera seguir actuando.