A veces, si le digo a la gente: ‘Me temo que soy realmente un fraude’ o ‘Tengo muchas dudas de mí mismo’, dicen: ‘Oh, no, estás bromeando’. Yo digo, ‘No, soy realmente honesto’.