Nuestras leyes deben reflejar la evolución de la tecnología y las expectativas cambiantes de la sociedad estadounidense. Es por eso que la Constitución a menudo se llama un documento «vivo».