Parte de la promesa de la clase media es que, después de una vida de arduo trabajo, podrá jubilarse y disfrutar de los frutos de ese trabajo. Medicare se estableció para asegurar esa promesa.