Como seres humanos, somos vulnerables a confundir lo sin precedentes con lo improbable. En nuestra experiencia diaria, si algo nunca ha sucedido antes, generalmente estamos seguros al asumir que no sucederá en el futuro, pero las excepciones pueden matarlo y el cambio climático es una de esas excepciones.