Es una bendición tener un trabajo que se siente satisfactorio.