Para que un país libre continúe prosperando, tiene que haber reformas regulares, porque cualquier sociedad, cualquier economía que se mantenga en su lugar, verá repetidos intentos de explotar las oportunidades para torcer la política en beneficio de aquellos que ya tienen riqueza. y poder.