Vamos a hacerlo, chicos: no es necesario escuchar una canción del Ministerio para ponerse político. Deberías ser político por tu cuenta. Somos solo un proyecto paralelo a la sociedad. Entonces, ¿me importa lo que la gente piense de mí personalmente? No. Solo hago lo que hago.