Como digo a menudo, hemos recorrido un largo camino desde los días de la esclavitud, pero en 2014, la discriminación y la desigualdad todavía saturan nuestra sociedad de manera moderna. Aunque el racismo puede ser menos flagrante ahora en muchos casos, su existencia es innegable.