No podemos reformar el racismo institucional o las políticas sistémicas si no participamos activamente. No es suficiente simplemente quejarse de la injusticia, la única forma de prevenir futuras injusticias es crear la sociedad que nos gustaría ver, una en la que todos seamos iguales ante la ley.