Por eso, una de mis reglas para escribir parodias es que debe ser divertido independientemente de si conoces el material original. Tiene que funcionar por sus propios méritos.