Marie Curie es mi heroína. Pocas personas han logrado algo tan raro: cambiar la ciencia. Y por difícil que sea, tuvo que hacerlo contra la corriente de la cultura en ese momento: el prejuicio contra ella como extranjera, porque nació en Polonia y trabajó en Francia. Y el prejuicio contra ella como mujer.