Mi padre cantaba bien y era un hombre guapo. Cuando caminaba por la calle, la gente a veces lo confundía con Cary Grant y le pedía su autógrafo.