A menos que esté dispuesto a comprometerse, la sociedad no puede vivir junta.