He estado entrando y saliendo de Wall Street desde 1949, y nunca he visto el tipo de animosidad entre el gobierno y Wall Street. Y no estoy seguro de dónde viene, pero sospecho que tiene que ver con un cisma generalizado en esta sociedad que realmente se está volviendo cada vez más destructivo.