Todas las empresas para las que he trabajado tienen el profundo problema de dedicarse a algo parecido a las culturas de caza y recolección de hace 100.000 años. Si las empresas pudieran encontrar una manera de inventar la «agricultura», podríamos reconstruir el mundo y todo prosperaría.