La comedia es un reflejo. No creamos nada. No establecemos estilos ni estándares. Somos reflejos. Es un espejo distorsionado en la casa de la diversión. Observamos la sociedad. A medida que la sociedad se comporta, entonces tenemos la capacidad de burlarnos de ella.