Mi padre era un soñador, mi héroe. Era un tipo inteligente y duro de Polonia, un cortador de bolsos de dama, un viejo socialista-sindicalista que siempre se consideró un fracaso. Su gran frase fue: ‘No termines como yo’.