No importa cuán poderosos se crean nuestros líderes políticos y religiosos, son como polvo ante las fuerzas inmensas e implacables de la historia y el progreso. Solo espero que no hagan demasiado lío ni se lleven a muchas más personas con ellos.