Si va a tener algún tipo de oposición política en el siglo XXI, entonces tiene que ser tan fundamentalmente líquida como la sociedad en rápida evolución en la que vivimos.