Cuando me bajo del avión en Inglaterra, siempre me siento como cinco centímetros más bajo.