En la pantalla había algunas escenas retrospectivas de Daniel, Emma y Rupert de hace diez años. Tenían 12 años. También he regresado recientemente de Nueva York, y mientras estuve allí, vi a Daniel cantando y bailando (brillantemente) en Broadway. Parece que toda una vida ha pasado en minutos.