Los actores son agentes de cambio. Una película, una obra de teatro, una pieza musical o un libro pueden marcar la diferencia. Puede cambiar el mundo.