Siempre siento que cuando vengo a Edimburgo, en muchos sentidos vuelvo a casa.