Hay mucha suerte en el fútbol. Seguir a Inglaterra es como seguir a Wycombe Wanders o Leyton Orient. Esperas lo mejor y esperas tener suerte.