El ego no es más que el foco de atención consciente.