En otras palabras, una persona que es fanática en materia de religión y se aferra a ciertas ideas sobre la naturaleza de Dios y el universo, se convierte en una persona que no tiene fe en absoluto.