La realidad es sólo una mancha de tinta de Rorschach, ¿sabe?