Tratar de definirse a sí mismo es como intentar morderse los dientes.