Creo que la fama se volvió emocionante para mí a finales de los 90 porque podía usarla como un medio para lograr un fin. De hecho, podría hacer que me ayudara a cumplir con mi vocación.