Creo que una percepción errónea común acerca de sintonizar y atender las necesidades de un niño tan constantemente es que no crece en su independencia, pero creo que es todo lo contrario.