El miedo a esta delicada y feroz mujer tiene más que ver con nuestro miedo a volver a ser vulnerable, a ser herido de nuevo, que a nuestro actual disgusto por la belleza de lo femenino y Sus cualidades.