En Los Ángeles, donde vivo, se trata de perfeccionismo. La belleza ahora se define por los huesos que sobresalen del escote. Que ese sea el estándar es realmente peligroso para las mujeres.