Entonces me di cuenta de que el secreto va en detrimento de mi propia tranquilidad y de mi propia tranquilidad, y que aún podía mantener mi fe en la privacidad y ser auténtica y transparente al mismo tiempo. Fue un momento bastante revelador, y de él surgió una fuerza liberadora.