Hubo un período de tiempo durante la era de ‘Jagged Little Pill’ en el que no creo que me reí durante unos dos años. Era un modo de supervivencia, ya sabes. Fue una intensa, constante, crónica sobreestimulación e invasión del espacio literal físico y energético.